Yasmín y su hija Stephania

0

Hace ya casi cuatro años estamos con esta lucha, una lucha muy difícil. Mi nombre es Yasmín y el de mi hija, Stephania… aquí les cuento algo de nuestra historia.

A los 6 meses le diagnosticaron Síndrome de West, tomando más de seis pastillas diarias, ninguna le disminuía las crisis. Estuvo hospitalizada con tratamiento de ACTH, pero tampoco tuvimos los resultados esperados. Pasado un tiempo su epilepsia empeoró, transformándose en Síndrome de Lennox-Gastaut. Hace un año, gracias a un amigo, llegó a mi casa una nueva esperanza para poder darle una mejor calidad de vida a mi hija, cannabis, y ahí empezamos una nueva etapa.

Comenzamos un día de octubre a darle aceite de cannabis a mi hija, al mes ella había subido de peso y estaba más tolerante a las terapias de kine en Teletón. Ella antes lloraba y no ayudaba en nada, pero con el aceite comenzó a sonreir y se veía más contenta, sus convulsiones fueron disminuyendo considerablemente, de tener 7 crisis diarias, pasó a tener dos cada tres días. Gracias a esta resina le he podido dar una mejor calidad de vida a mi hija y espero seguir avanzando y disfrutando de nuestros logros. Sin nada más que decir me despido y doy muchas gracias por este precioso regalo que la tierra nos regala…..

About Author

Comments are closed.