Mamá Cultiva, la ONG que impulsa el uso medicinal de la marihuana

0

Revisa aquí el reportaje http://www.telam.com.ar/notas/201604/142493-legalizacion-del-cannabis-ong.html

“Nuestros objetivo es informar sobre el uso medicinal del aceite de cannabis, que es un anticonvulsionante y es muy difícil de conseguir porque no está legalizado, además de que algunos médicos no están de acuerdo. También vamos a promover el autocultivo, ya que actualmente el 90 por ciento de las madres lo consigue a través de los cannabicultores”, dijo hoy a Télam Mariana Quiroga, integrante fundadora de Mamá Cultiva.

Quiroga es mamá de Lara, quien tiene 14 años y padece epilepsia refractaria ocasionada por un traumatismo de cráneo; desde principios de enero pasado, la niña está tomando una dosis mínima de aceite de cannabis -una gota cada 24 horas- lo que hizo que las convulsiones desaparecieran durante el día y disminuyera su frecuencia durante la noche.

“El aceite de cannabis, que no cura pero sí es un paliativo, se hace con la resina que se extrae de las flores de la planta, y a los chicos se les da una dosis mínima, a diferencia de lo que ocurre con los medicamentos, que se suministran en dosis altas y que, además de que no controlan la epilepsia, tienen efectos adversos como deterioro cognitivo y ansiedad”, afirmó Quiroga, y explicó que los pacientes con epilepsia refractaria, tienden a rechazar la medicación.

Mariana Quiroga y otras madres de la organización han visto cómo la calidad de vida de sus hijos y de toda la familia mejora con el consumo del aceite de cannabis, ya que al disminuir las convulsiones, los niños vuelven a tener contacto con su entorno y pueden retomar sus actividades; en algunos casos, estos episodios les impiden inclusive ir a la escuela.

Mamá Cultiva Argentina es la continuación de una organización chilena con el mismo nombre que funciona desde 2012, y cuya fundadora, Paulina Bobadilla, participó hoy de la presentación, que se realizó en la sede de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET) del centro porteño.

“El cannabis medicinal funciona, devuelve a la vida a nuestros hijos, que fueron abandonados por el sistema. Mi hija estaba con dosis muy altas de anticonvulsivos, dopada todo el día, quitándose las uñas sin sentir dolor, y para los médicos eso era normal porque era producto de un efecto secundario. No teníamos una vida, estábamos solos, nadie soporta a tu hijo porque está gritando o llorando todo el día. En el cannabis encontramos un alivio a la desesperación”, relató Bobadilla.

También estuvo presente Ana Maria Gazmuri, la titular de la Fundación Daya, que impulsa en Chile el autocultivo comunitario, estudia las propiedades de los distintos elementos del cannabis y provee su aceite a pacientes con epilepsia.

“Con la prohibición se ha negado el acceso a una planta medicinal que podría haber aliviado a miles de personas, es el momento de que esto termine. Si tenemos una herramienta eficaz, económica y segura para en parte aliviar el sufrimiento, es un deber ético garantizar que llegue a todos los que la necesiten”, declaró Gazmuri en su discurso, quien también sostuvo que “la criminalización de la que han sido víctimas los consumidores de cannabis es una violación de los derechos humanos”.

La activista también defendió el derecho de los padres a “autocultivar la medicina de sus hijos porque ese es el elemento que garantiza la democratización del acceso”.

Mamá Cultiva Argentina está integrada por 16 familias con niños que tienen, en su mayoría, epilepsia refractaria, aunque también hay casos de pacientes con HIV y cáncer.

“En los pacientes con HIV, el cannabis ayuda a contrarrestar los efectos de los medicamentos retrovirales, mientras que en los pacientes con cáncer, disminuye el dolor, ayuda a recuperar el apetito y alivia las náuseas”, explicó Mariana Quiroga.

Del evento también participó Luis Osler, miembro fundador del Centro de Estudios de la Cultura Cannábica (Cecca), quien afirmó que la política de drogas implementada “desde hace más de treinta años no sólo fracasó en sus objetivos sino que además generó grandes nichos de corrupción y complicidad con el narcotráfico, muchas más muertes que las que causan las sustancias en países como Colombia y México, y la criminalización de usuarios recreativos y medicinales”.

About Author

Leave A Reply